Marketing emocional: significado, pilares y ejemplos

Marketing emocional

El marketing emocional es un área dentro del marketing encargada de poder estudiar el impacto que tienen las emociones en la publicidad. Estas emociones marketing han tenido una gran importancia en la historia de la publicidad y, además, cada vez tienen más protagonismo dentro del mundo digital.

En este artículo vas a aprender qué es el marketing emocional y también te vamos a mostrar algunos ejemplos para que lo puedas entender mejor. Si estás pensando en llevar a cabo una campaña de marketing emocional por todas las ventajas que supone, en este artículo te enseñaremos a hacerlo.

¿Qué es el marketing emocional?

El marketing emocional pretende conseguir que la marca y el público mantengan una relación emocional para que estos la puedan entender como propia. Está claro que las emociones tienen un gran impacto en el día a día de las personas y poder transmitir esas emociones al mundo del marketing es una forma estupenda de poder generar conversiones.

El ser humano es un ser emocional. Las emociones han sido objeto de estudio desde la antigua Grecia y, a día de hoy, tienen una gran importancia dentro de muchos estudios acerca de la psicología. Es imposible pasar por alto que los seres humanos sufren tristeza, alegría, miedo, ira, asco… una gran cantidad de emociones que condicionan y afectan su día a día y a sus relaciones.

Emplear todas estas emociones que sufren las personas dentro del mundo del marketing sería lo que se conoce como marketing emocional.

Qué es el marketing emocional - Dobuss

4 pilares del marketing emocional

Para poder aplicar toda la influencia que tienen las emociones dentro del ser humano se encuentran los 4 pilares del marketing emocional. Los 4 pilares del marketing emocional son una teoría de Elia Guardiola, veamos en qué consisten.

Conectar afectivamente

Conectar de forma afectiva es, probablemente, el pilar más importante de todos y la clave dentro del marketing emocional. A través de este vínculo afectivo, el cliente vivirá experiencias con la marca y esta lo hará a través de sus propios consumidores.

Para poder conectar de forma afectiva es importantísimo aprovechar el feedback del cliente emocional. Gracias a este feedback tendremos mucho más claros los sentimientos de nuestros clientes y, por lo tanto, podremos establecer una mejor comunicación.

Esta comunicación afectiva debe de ser bidireccional, es decir, poner al consumidor y marca en el mismo nivel comunicativo para que el cliente se pueda sentir parte de la marca. Cuando se cubren estas necesidades se completa la experiencia de usuario.

Empatizar con tu público

Empatizar con el público es fundamental de cara a poder utilizar el marketing emocional. La empresa tiene que tratar de ver cómo se sienten sus clientes, qué es lo que necesitan. La empatía es clave para ponerse en la piel de otras personas, saber cómo pueden reaccionar ante un determinado estímulo.

La empresa tiene que saber ofrecer todo eso a través del marketing emocional. Cuando hablamos de conectar emociones, una parte fundamental es ponerse en la situación de nuestros clientes. Sin esta empatía, será muy complicado poder saber qué necesitan o cómo se sienten.

Vender emociones y sensaciones

Cuando tengamos más claras las necesidades y sensaciones de nuestros clientes, será el momento de vender dichas emociones. Aquellos que busquen un ambiente más cálido, que les gusten los valores de la amistad o de la familia… ofrecer productos cercanos, que no pase el tiempo por ellos… ese será nuestro propósito dentro de este marketing emocional.

Desarrollar un lovemark y estrategia de marca

Finalmente, tenemos que desarrollar nuestro lovemark. Muchas de las marcas más famosas han desarrollado sus lovemarks y son capaces de despertar grandes emociones entre los usuarios con tan solo oírlas mencionar.

Ejemplos como Apple o Coca-Cola son un ejemplo perfecto de lo que es un lovemark. Crear un lovemark no es del todo sencillo y requiere mucha constancia, por lo que debes de seguir trabajándolo para que esas emociones las siga despertando más allá del primer día.

¿Cómo hacer una campaña de marketing emocional?

Para llevar a cabo una campaña de marketing emocional debes de conocer a tu público al 100%. Lo primero que deberás de preguntarte es qué emoción es la más adecuada para obtener una mejor respuesta. Tener un mayor conocimiento de tu público te permitirá saber mejor qué necesidades tienen o cómo pueden responder mejor ante un determinado estímulo. Una buena idea antes de empezar con esta campaña de marketing emocional es crear un buyer persona, así te resultará mucho más sencillo conectar con tu público que es de lo que se trata todo esto.

Cuando conozcas mejor a tu público será el momento de crear la historia. Aquí deberás de elegir una historia con la emoción que pretendas empatizar, es decir, la tristeza, felicidad, superación, pasión… Crear una historia no es sencillo y deberás de tener imaginación, pero también puedes tener en cuenta algún ejemplo de marketing emocional para inspirarte.

Cuando tengas la historia creada será el momento de que la marca gire alrededor de la misma. Comparte contenido que resulte interesante para tu público y que se encuentre identificado con los valores de la historia. Los anuncios de navidad son una gran idea para darse cuenta de qué empresas se encuentran más relacionadas con la familia, por lo que así podrás entender mejor el ejemplo.

Finalmente, deberás de buscar que tu público se identifique con tu imagen y logre alcanzar sus metas a través de tus campañas. Anuncios inspiradores, de ternura, de esperanza… tu marca tiene que ser la que ayude a que tus clientes logren alcanzar su objetivo a través de estas emociones.

Ejemplos de marketing emocional

La mejor forma de entender el marketing emocional es a través de ejemplos de marketing emocional. Veamos algunos de los mejores ejemplos de marketing emocional para que veas cómo las marcas lo aplican a sus productos.

Nike siempre ha sido una compañía que se ha caracterizado por la motivación y superación de las personas. De hecho, el slogan de esta compañía, “Just Do It” es una buena declaración de intenciones. A través de este anuncio se puede ver mucho más claro.

En Coca-Cola siempre han sido unos genios del marketing emocional, por lo que nos podemos encontrar con una gran cantidad de vídeos o imágenes como esta que nos permiten asociar la Coca-Cola a la felicidad. No es de extrañar que sean unos de los grandes protagonistas en toda clase de celebraciones, desde las de Navidad hasta numerosos festivales de verano.

Doritos ha sido otra empresa que ha sabido anunciar muy bien sus productos. Un snack dirigido para los más jóvenes, pero del que también pueden disfrutar personas adultas. La personalidad divertida y juguetona de Doritos queda patente en anuncios como este.

Como puedes ver, aplicar marketing emocional en una empresa no tiene que ser necesariamente complicado. Si cuentas con una buena idea y eres capaz de dotarla de sentimientos, tendrás todo lo que necesitas al alcance de tu mano. Si te cuesta sacar esta idea adelante o no tienes claro como puedes actuar con el marketing emocional, en Dobuss te podemos ayudar. Contacta con nosotros y nuestro equipo de asesores expertos te ayudará a resolver el problema para que obtengas los mejores resultados.

Categorías

    Recibe cada semana
    las mejores noticias sobre marketing digital